viernes, 7 de agosto de 2009

Venus y Marte (el final)


Después de ese doloroso y amargo Viernes sabíamos que había una reunión familiar, tendríamos que vernos esa misma semana delante de todos, cruzar miradas de amor y angustia, iba a ser un desafío acercarnos y charlar como si nada hubiese pasado, llegó la reunión, estabas hermosa, pero tu mirada color miel no tenia el brillo de siempre, las preguntas estúpidas de todos, estas bien?, tenes mala cara, no te habrás enfermado?, buscaste mi mirada para que te saque de allí, de ese acoso insoportable.
Me acerque a vos, me abrasaste como siempre lo hacías delante de la familia, charlamos y comenzamos a hablar en código, nos divertía un poco la situación, yo tenia que irme temprano saludé a uno por uno y vos desde la punta de la mesa me dijiste en voz alta…

- Turco mañana voy a estar cerca de tu oficina haciendo unos tramites, vas a estar?

Te miré, sonreí (mañana es Viernes)…

- Si voy a estar, veni así tomamos un café.

El tiempo pasó, ya no estábamos la noche juntos, el ritual se trasladó a los Vienes a la tarde, te casaste con el chico este, formé parte de tu familia él me conocía y quería fraternizar conmigo, yo no, aunque mi trato era amable.
A los 26 quedaste embarazada, como envidiaba a tu marido, tener un hijo con vos, viví el embarazo a tu lado, los ayudé, te acompañaba a todos los análisis (quería estar con vos).
Una noche sonó mi celular, era tu marido…

- Turco veni rápido, salimos para la clínica, nos vemos allá.

Salí como loco, subí a mi camioneta, estaba muy nervioso no respetaba semáforos, llegué a la clínica, los busqué y encontré a tu marido…

- Donde está le pregunté
- Gracias por venir Turco, ella pregunta por vos, yo no me animo a acompañarla en el parto.
- Quedate tranquilo (idiota)

Entré en la habitación estabas mas hermosa que nunca, en un grito claro, detrás mío entró el doctor…

- Vamos que ya es hora, Ud. Es el padre?
- (mas quisiera) no, pero la acompaño
- Si Dr. él me acompaña.

Me pusieron como para regalo, estaba como en un limbo, no entendía que pasaba, entre al quirófano, te tome la mano, me sonreíste y comenzaste a pujar, el Dr. me preguntó si quería recibir la criatura, me dijiste... si turco recibilo, lo tome entre mis manos, lo apoyé en mi antebrazo, me caían lagrimas de los ojos…

- Y turco, es Marte o Venus?
- Es tu Marte amor.
- No turco, es nuestro Marte.

3 comentarios:

Loli dijo...

Hacía mucho que un relato no me había atrapado tanto.
Ya ves, Tur aún soy niña y me gustan los cuentos.
Y este es un buen cuento, porque más allá de todo el piripipí del estilo, la puntuación, la gramática, este relato hace volar la imaginación, hace acompañar a los personajes en la aventura de amarse y en la desazón de separase, en la alegría de reencontrase y finalmente en la sorpresa de descubrirse en un Marte que berrea sus nombres.

Felicitaciones!

sO! dijo...

Inesperado final! al menos para mi y mucho mas precioso, nada mas maravilloso que estar o traer un bb al mundo!

Muchos besos Turco!

angel21mbp dijo...

Hola!!! Esta linda la florcita?? esa, esa de ahi la bonita en blanco y negro!!!

Un beso G!!