lunes, 24 de agosto de 2009

La Vida (I)

Después del adiós, él se quedó con sus pensamientos tratando de descifrar que fue lo que los llevó a separarse y una gran duda, después de tantas cosas vividas juntos, se habría terminado el amor?.
Recordó esas interminables charlas con debate que mantenían, donde él podía desnudar su alma sabiendo que no lo dañaría, fue mucho mas atrás en sus recuerdos, doce años, cuando se conocieron casi sin buscarse, los juegos, la sangre que hervía dentro de ellos, encuentros donde nada quedaba sin entregar, él la llevaba a limites que ella desconocía, le mostró su mundo y vio el de ella con los ojos bien abierto, aprendieron a reconocerse sin mirarse, códigos propios que nadie comprendía, jamás supusieron lo que les depararía el futuro, claro ahora a la distancia las cosas se ven distintas.
Comenzaron con el pié izquierdo, a las tres semanas de reconocerse como pareja, internan a la madre de ella, a los dos días muere, desde ese momento él sabia que los juegos que jugaban se habían acabado para siempre.
Ella perdió su sonrisa y él trataba por todos los medios ser su sostén, de hacerle entender que la vida continua, que el sol mañana saldrá igual, que no se deje vencer, poco a poco, con ayuda profesional, ella fue superando ese golpe que la vida le asestó a traición, pero la cosa no concluyó allí, la vida se había empecinado en hacerle mal, al año muere su padre, él recuerda muy bien ese momento, la angustia, su llanto, los gritos y el dolor de ella le partían el alma, como si un hacha sin filo lo abriera en dos.
En ese momento él sentía como todo se oscurecía alrededor de ellos, no podía encontrar la manera de sacarla de ese dolor, trataba de estar para ella tiempo completo, olvidándose de él, ya no sentía, estaba como en trance, no podía ser, no encontraba razón en su cabeza que le hiciera entender por que una mujer tan dulce, buena y sin maldad estuviera sufriendo lo que ella.
Todo este desgaste los llevó a separarse con lágrimas en los ojos, no querían pero necesitaban separarse un tiempo, dos años después, ella tomo la iniciativa, lo llamó para su cumpleaños, hablaron un buen rato y decidieron encontrarse, en ese encuentro no pudieron aguantar mucho tiempo sin besarse, era como si nunca se hubieran separado.
El le confesó lo que pensaba con respecto a ellos como pareja, le dijo que deseaba que ella fuera la madre de sus hijos, que quería dejar de estar lejos de ella, no tenia sentido seguir con esta pena que no lo dejaba dormir, ella lo miró con lagrimas en los ojos y le confesó que ella quería lo mismo.
Otra vez juntos, jugando nuevamente, peleando y planeando el futuro, pero….

2 comentarios:

sO! dijo...

Hay mi turco! siempre dejando la intriga ahi en el momento mas interesante, pensando en ese pero hasta la proxima entrada.

Besitos!

angel21mbp dijo...

Nooooo!!! Como puede haber otro pero??? Que la vida no ha sido suficientemente injusta con ellos??

Espero la parte dos comiéndome las uñas!!

Un beso mi G!!