jueves, 1 de octubre de 2009

Las Fundadoras (1° Parte)

….”Este relato está realizado en conjunto por So Delicious y Viejo truhán, lo venimos perfeccionando hace varios meses, espero que les guste”…


Hace un tiempo me invitaron a una celebración muy particular en un pueblo del interior, al norte de nuestro país, me comentaron que se celebraba la fundación del mismo, pero lo que me resultó mas extraño y activó mi curiosidad, fue que también recordaban a un grupo de mujeres fundadoras que según dicen realizaban alguna que otra brujería muy particular, me enamoré desde el comienzo de ese pueblo diminuto, casi desconocido para la mayoría, muy pintoresco, de casa bajas pintadas con colores fuertes, en sus techos a dos aguas la vegetación las hace parecer como salidas de un cuento, no son mas de un centenar de habitantes, tiene un río que lo bordea, este río puede cruzarse casi saltando sobre él, su vegetación es tupida como una selva, su fauna silvestre se la encuentra por donde se mire, su clima cálido no baja de los 18° durante todo el año.

Para esta celebración, los habitantes se disfrazan y como es de suponer, un disfraz no estaría completo sin una mascara, según me enteré después lo hacen para no reconocerse y así dejar que los cuerpos hablen.
Esta historia que les acerco hoy ocurrió delante de mis ojos, nunca sospeché lo que vería, jamás podré olvidarlo, cuando uno siente en el aire tanta magia, tanta libertad, no da crédito a lo que siente y experimenta, no puede más que entregarse a los sentidos sin preocuparse en lo más mínimo de las miradas ajenas.

Los que me llamaron la atención fueron…

Un joven disfrazado de árabe, no parecía un disfraz, daba la impresión que realmente fuera árabe, tez aceitunada, alto, casi 1,82 cm, delgado pero en buena forma, ojos verdes con unas pinceladas de marrón, su barba candado cortada prolijamente para la ocasión remarcaba sus rasgos haciéndolo parecer más rudo.

Y una niña vestida de novia, tenía en sus manos un ramo de rosas rojas (muy rojas), cabello negro como la noche, sus ojos almendrados hacían juego con su cabello, era menuda, daba la impresión de ser una muñeca de exposición, pero su cuerpo decía otra cosa, sus curvas bien marcadas dejaban imaginar una figura escultural.

Mientras los observaba trataba de meterme en sus mentes y de traducir lo que decían sus cuerpos, mas allá de lo que pasó realmente, la siguiente es una traducción libre de mi parte…..

3 comentarios:

sO! dijo...

Que decir... mas que me gusta ser esa musa que te inspira y saca esos textos tan apasionados e imaginativos.
Lo que se viene aun no lo se, que pasara despues? tampoco dejemos que el lenguaje de esos cuerpos hablen y nos transporten a ese encuentro.

Besitos

angel21mbp dijo...

uhm, ya me preguntaba que había sido de este relato!! Esperando la proxima entrada mi G... Que pasó con la diablita! jajaja bromas!! jajaja... sabes, me suena a que los personajes de la historia yo los conozco...

besitos mi G... Te quiero.. Y a sO!

EMN dijo...

Hombre !

Qué decir.. ??

hay tantas cosas por aprende, por ver, por experimentar.

Estoy seguro que eso que viviste, ciertamente te vino a dar un giro.

Saludos.

Espero la próxima entrada.

Por cierto, gracias por tus comentarios, acerca de los recuerdos que te pueda traer uno de los post que he escrito.

Disculpa... Pero a mi opinion es mejor mantener vivas las memorias y no dejarlas apagar.