martes, 6 de octubre de 2009

Las Fundadoras (3° Parte)

(La Novia)…Sus manos me recorrían lentamente, palmo a palmo, reconociéndome, descubriendo mis puntos de placer que nunca imaginé tener, mi piel erizada se dejaba acariciar por esas manos cálidas y varoniles, se deslizaban exactamente por donde lo deseaba. Descubrí que bajo sus túnicas solo estaba su piel, lo recorrí en cada centímetro con mis manos, su cuerpo tenía el aroma de maderas y tabacos, recorrí su espalda, acaricie sus nalgas, y descubrí su sexo enorme y firme, listo para penetrarme, al tenerlo entre mis manos no pude evitar soltar un gemido.

(El Arabe)…Sentía sus manos en mi cuerpo, me excitaba, la fui desnudando con ternura mientras ella acariciaba mi sexo, lentamente le besé cada centímetro de su cuerpo a medida que la despojaba de su vestido, sus pechos firmes cabían prolijamente en mi mano, la recorría con mis labios, sus pezones rozados y duros pedían ser acariciados por mi lengua, los besé suavemente en círculos perfectos.
Disfrutaba cada espacio de su pequeñez, deslizando mi boca por su cintura y su espalda, su respiración se aceleraba dando gemidos suaves de placer, besé profundamente su sexo, queriendo tomar su miel, sentía como los movimientos de mi lengua la excitaba, hasta que al fin un orgasmo infinito dejo que se derramara en mi boca su dulce néctar, no podía dejar de penetrarla con mi lengua, era mía en la noche oscura.

(La Novia)….Quería darle placer, necesitaba sentir su sexo en mi boca, jugar con él, que jamás pueda olvidarlo, su inmensa virilidad me hacia dudar, pero iba a tenerlo por completo, que nada se escapara, mi lengua recorría su sexo de una manera que hacia que él pidiera mas, me acariciaba la cabeza mientras mi boca lo envolvía, con ritmos ascendentes y descendentes acompañados por mi mano logré que gimiera, mis manos no llegaban a abarcar su tamaño, sentía como cada movimiento lo hacia mas grande, no lo iba a dejar, necesitaba sentir como se derramaba dentro mío. Mi ritmo cada vez más rápido y enérgico, lo apretaba fuertemente, estaba demasiado firme, ya casi a punto de llegar, ya era mío, trató de apartarme pero me aferré a su miembro, quería beberlo todo.

….Allí estaban sus cuerpos desnudos, en una danza de excitación como queriéndose amar eternamente, no se dieron tregua, el ritual estaba en su momento culmine, un viento cálido comenzó a soplar como dándole la bienvenida a los amantes.


2 comentarios:

angel21mbp dijo...

Uhm... Es muy sensual lo que escriben mi G! me gustó bastante! espero el final...

besitos! te quiero!

EMN dijo...

Hombre!

bastante fuerte.
bastante bueno.

Vamos a leer la siguiente parte, a ver que pasa.


saludos